Aquella bonita mañana de septiembre en Uluwatu

Era mi segunda mañana allí y el día anterior apenas había surfeado durante un par de horas antes de que la falta de luz me echase del agua. El día siguiente mi despertador sonó como siempre a las 6:00 am y cuando me asome al #acantilado el #mar estaba completamente #glassi y las #olas pasaban el metro y medio de altura, rompiendo en 4 picos diferentes cada cual mas perfecto, pero cada cierto tiempo una serie de un par de metros barría el pico e intimidaba bastante. Aun así las #olas eran tan buenas que compartirlas con apenas 10 tíos mas no daba lugar a dudas. ¡Para dentro con todo!. Una vez en el pico, las #sensaciones que te aporta ese lugar son infinitas, crea en ti multitud de #sentimientos satisfactorios y te traslada a un estado de bienestar que aquellas #series grandes y tardonas dejan de importarte y te centras en #surfear todo lo bien que buenamente puedas. Al principio remas las primeras #olas y el agua es tan transparente que el #coral se ve tan nítido y la pared va tan levantada que piensas que va a cerrar y te echas atrás. Pero en cuanto ves coger un par de olas a otros #surfers te das cuenta que abren hasta el final y que si quieres pillar alguna tendrás que creértelo y remar con confianza sin dudar. Así que en la siguiente vas con decisión saltas y descubres que allí las olas van a otra velocidad y después te volverás #loco por otra #ola igual o mejor. ¡¡Es tremendamente adictivo!!. Creo que el mar crea con los surfers una #conexión difícil de romper, como un iman que te atrapa cada vez mas y en ciertos lugares tiene una #magia que te envuelve sin darte cuenta. Hay sitios que desde pequeño los has visto en los videos, en las revistas y los surfers mayores te han contado historias increíbles sobre ellos. De manera que cuando los visitas provocan en ti una #fuerza extraña que impide que apartes tu mirada de la inmensidad de todo lo que te rodea. ¡Estas allí!, siguiendo los pasos de otros surfers. Y ahora eres tu el que esta #surfeando esas olas perfectas!. Como siempre la ultima #fotodeldía esta dedicada a los que estáis lejos del mar mientras edito el ultimo capitulo del viaje a #Bali y recuerdo aquella bonita mañana desde mi gopro #Quemalavida 🤓

Una publicación compartida de Quemalavida (@quemalavida) el

Deja un comentario