En mi mundo eres bienvenido

Mis «aitas» (padres) siempre me cuentan que cuando era un niño y me llevaban de #viaje a un lugar nuevo, mientras ellos descargaban las maletas yo estaba ya hablando con otros niños y para cuando las deshacían ya había hecho algún #amigo. Cuando somos pequeños nos da igual en que parte del mapa estemos, nos da igual de donde sean los otros niños. Lo único que queremos es #jugar junto a ellos. Luego crecemos y la #sociedad nos llena de #odio e #ideales creados por y para el beneficio de otros, que nos nublan la vista y nos encogen el #corazón. La #vida dura solo un ratito y no podemos malgastar ese poco tiempo para odiar, sino mas bien todo lo contrario. Siempre me gusto #viajar para #surfear, descubrir #olas diferentes y en cada uno de esos #viajes tratar de conocer gente con la que #compartir conocimientos, #experiencias, anécdotas y #olas. Pero sobre todo trato de #aprender todo lo que puedo de ellos, de su tierra y sus costumbres. A #amar el oceano aprendi en la #playa, a respetar a las #personas me enseñaron en casa y a entender un #mundo sin fronteras ni banderas me enseñaron los viajes. A mis 38 años sigo siendo ese niño que se baja del coche en cada nuevo lugar visitado con la misma ilusión y las mismas ganas de hacer amigos y jugar con ellos de siempre. Mi casa esta donde me lleven las olas, porque ante el mar y su energia todos somos iguales. Como siempre la ultima #fotodeldia esta dedicada a los que estais lejos del mar y hoy tambien a los que entendéis y veis posible un mundo sin fronteras ni banderas donde no tenga cabida ni el odio ni la violencia de cualquier tipo y donde lo principal por encima de todo es el respeto a las personas. Mi mundo puede que sea de gominola, pero yo independientemente de cual sea tu bandera te invito a vivir en el. De lo demás, tarde o temprano se encarga el Karma y el paso de los años. ¡Muy #buenasnoches a todos y que viváis donde viváis tengáis una semana cojonuda! #Quemalavida 🤓

Una publicación compartida de Quemalavida (@quemalavida) el

Deja un comentario