Las condiciones para la realización del evento parecían épicas desde semanas atrás y la isla de Lanzarote no defraudó ofreciendo unas olas solidas de dos metros canarios, viento en contra y sin parar de soltar tubos desde por la mañana hasta por la tarde.

Read More