Esta es la historia de un día cualquiera de esos que te despiertas tarde, miras la webcam de Mundaka en el smartphone y cuando ves las olas que te estas perdiendo por dormilón, el corazón te late mas deprisa y sales derrapando al pasillo en pijama buscando las llaves del coche aun sabiendo que la marea lleva una hora subiendo. Para cuando llegas ya ha subido hora y media y para cuando te cambias y llegas al pico prácticamente dos. Con la marea ya tan alta las olas rompen casi en la playa y apenas te da tiempo a darte una buena galleta y surfear dos olas mas flojas que el pedo de una monja, paro ahí estas tu. ¿Y todo por que? Porque eres un motivado de la ostia jajajaja. Vamos que resumiendo esta es «la historia de una buena columpiada» 😉

Read More