Cada vez que cogemos una ola o al llegar al mirador de nuestra playa y ver que hay buenas condiciones, se produce una descarga de adrenalina importantísima y si analizamos dicha conducta produce una fuerte adicción ya que cada vez necesitamos mayores dosis de estimulación y la ausencia de olas nos produce una dependencia física importante.

Read More