Al #mar hay que tenerle mucho #respeto y hay #olas que se lo merecen especialmente. Existen muchos tipos de olas y cada #surfer prefiere unas u otras en función de su personalidad, estado de forma, experiencia, tipo de #surf que practica, etc… Pero siempre hay una que te impone y te mas miedo que las demás. Muchas veces las historias y batallas que nos cuentan de una #ola en concreto magnifican su #leyenda y en nuestras cabezas las idealizamos de manera que sin surfearlas ya les tenemos pánico. Es normal, todos sabemos que con el mar no se juega. Pero también es cierto que debemos probar las cosas por nosotros mismos (siempre con sentido común) y vivir nuestras propias experiencias. A veces tememos algunas cosas porque les hemos dado demasiada magnitud a lo que nos cuentan sobre ellas en nuestra cabeza. Luego probamos por nosotros mismos y salimos reforzados de la experiencia, o todo lo contrario y salimos con tembleque de piernas, pero en los dos casos habremos aprendido algo. Desde luego sin riesgo no hay gloria y no os estoy diciendo que ahora vayáis todos como locos a #surfear olas peligrosas. Lo que quiero decir es que si os veis preparados para algo y estais seguros de que estáis a la altura, no dejéis de intentarlo por la opinión de otras personas. Tenéis que #vivir y hablar por vosotros mismos. Como siempre la ultima #fotodeldia esta dedicada a los que estáis lejos del mar y hoy también a los que pensais que es mejor intentarlo que pensar mas tarde que hubiese pasado si lo hubieseis hecho. ¡Muy #buenasnoches a todos! #Quemalavida 🤓

Una publicación compartida de Quemalavida (@quemalavida) el